BLOG

Le he estado preguntando a los papás que asisten a nuestros talleres:  ¿Ustedes jugaron al “doctor” con sus amiguitos cuando eran pequeños?  Me refiero a jugar a : “Enséñame lo que tú tienes y te enseño lo que tengo yo” . La mayoría de los asistentes se sorprendieron por la pregunta y, después, algunos me comentaron que sí habían jugado. Por lo tanto es normal que sus hijos, en algún momento de su desarrollo, también lo hagan. Por supuesto que  no nos gusta la idea, pero es posible que suceda.

Estar informados de cada una de las etapas por las cuales pasarán los pequeños será vital para poder acompañarlos y así poder enfrentarnos a la tarea difícil, como padres, de Informar para formar.

En el post: “Mi hijo quiere verme y tocarme los genitales. ¿Qué hago?”, hablo de que el desarrollo sexual de los niños se manifiesta en varias fases: primero se tocan los genitales y después surgen los “juegos sexuales”; ACTIVIDADES  NORMALES SIEMPRE Y CUANDO SE TRATE DE NIÑOS DE LA MISMA EDAD, niños que están pasando por los mismos intereses e inquietudes propias de la etapa en la que se encuentran.

La edad normal en la que pueden aparecer los “juegos sexuales” es alrededor de los cuatro años.


¿Qué hacer si encuentras a tu hijo jugando al “doctor”?


Tranquilidad:


Si los sorprendes, intenta  no asustarte y tampoco gritar. Recuerda que para ellos es solo un juego y tienen mucho interés en el cuerpo del otro niño.  


Observar:


Si tienes posibilidad, observa o escucha el juego para saber cómo están jugando.

  • Ver si los niños están jugando voluntariamente.

  • Los niños son más o menos de la misma edad.

Preguntar:


Si no te han visto, acércate a ellos con calma y pregúntales con mucha naturalidad  a qué estaban jugando. Si jugaban sin ropa, con la misma naturalidad, pídeles que se vistan mientras te cuentan a qué estaban jugando.  Si nosotros actuamos de esta manera podremos escuchar y saber su “historia”. Si nos ven exaltados, ellos se angustiarán y no nos lo contarán. Podemos explicarles que no podemos estar sin ropa porque hace frió o porque no es de “buena educación” estar sin ropa. Cualquier cosa que sea congruente.


No permitir jugar cuando:


Es importante saber su historia ya que NO debemos permitir que jueguen al «doctor»  en las siguientes situaciones:

  • Cuando los niños NO son más o menos de la misma edad. Cuándo son de diferente edad no están en el mismo proceso emocional y físico y, por lo tanto, no tienen los mismos intereses.

  • Cuando el juego es impuesto: uno de los niños no quiere jugar a eso.

  • “Cuando imitan conductas sexuales propias de adultos (sexo oral, por ejemplo), que han debido ver en la televisión o en situaciones de abuso.” (Hernandez, 2008).


  • Cuando introducen objetos y se pueden hacer daño.


Recuerda:

Es importante saber que la sexualidad infantil es diferente a la de los adultos. La cantidad de hormonas sexuales es de una proporción muy pequeña. Por lo tanto la educación sexual de tu hijo “se expresa fundamentalmente  a través de la curiosidad (observación, autodescubrimiento, manipulación de sus genitales, fisgoneo o preguntas) y el juego (exploración, imitación e identificación.) “(Hernandez, 2008).


“La actitud hacia el sexo y la relación amorosa están muy condicionadas por la experiencia positiva o negativa que haya vivido el niño durante su infancia”  (Hernandez, 2008).




Más entradas sobre el tema:
Síguenos:

1 Comment

  • zavilar Posted 8 mayo, 2012 3:53 am

    Excelente tema. Gracias por traerlo a colación!!

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *