BLOG

¿VIVES CON EL ENEMIGO? TEORÍA DE LA MENTE

Cuántas veces hemos escuchado: “déjalo llorar, que te está manipulando”; “sólo quiere llamar la atención”; “si lo coges mucho en brazos se va a mal acostumbrar”; “ya sólo toma pecho porque está mimado y te está tomando la medida”. Todos estos comentarios son frecuentes para los padres/madres y muchas veces son ellos mismos los que terminan diciéndolo y/o creyéndolo.

Desde que nacen los bebés nos hacen sentir, como padres y madres,  que debemos estar siempre alerta para no permitir que esa personita tan pequeña llegue a manipularnos. Tal y como si viviéramos con el enemigo; ¡qué agotador! ¿No?

Hoy quiero contaros que, aunque parezca que lo hacen, los niños ¡NO MANIPULAN! Un niño de 0 a 4 años aproximadamente, no puede manipular porque su cerebro no está preparado todavía para ello. Ahora bien; si lo hace después de los 4 años, es porque seguramente lo ha aprendido de nosotros. A ver; ¿quién no ha oído  frases de este tipo?: “haz esto, porque sino papá se pone triste”, “pórtate bien porque, si no, los reyes magos no te van a traer nada”… ¿Les suena? =)

Les voy a hablar, sin extenderme,  de la Teoría de la Mente para que podamos comprender mejor a nuestros hijos: 

La Teoría de la Mente es la capacidad de tener consciencia de las diferencias que existen entre el punto de vista de uno mismo y el de los demás. Una persona que ha desarrollado la Teoría de la Mente puede atribuir ideas, deseos y creencias al resto de agentes con los que interactúa. Y todo esto es de manera automática casi inconsciente.  Adrian Triglia, Obtenido de la web: “Psicología y Mente

Aquí les dejamos dos vídeos donde lo explica mejor:

Los seres humanos somos, probablemente, la única especie en la que sus integrantes pueden pensar en los demás como agentes intencionales, es decir, seres con unos intereses propios. La Teoría de la Mente aparece aproximadamente hacia los 4 años de edad. 

Explicado esto creo que podemos corroborar, con respaldo científico, que el enemigo ¡NO ESTÁ EN CASA!  Siempre que tú hijo llore, grite o haga una “rabieta” quiere decirles algo o, simplemente, expresar  que no está de acuerdo con nosotros. No está en su cerebro manipularnos.    Recuerden que ellos están comenzando a conocer sus emociones y a expresarlas. Y  por eso es importante que nosotros, como padres, los acompañemos y  les ayudemos a identificarlas.

Les expongo un ejemplo:  si tu pequeño comienza a gritar y descubres que es por alegría  dile:  “Qué contento estás”; si es por enfado, dile:  “ya veo que estas muy enfadado”; y si sólo quiere tu mirada, bríndasela unos segundos.

Mi objetivo con este post es que que podamos, poco a poco, liberarnos de la presión que sentimos pensando que “es personal” y que podamos vivir nuestra crianza con libertad,   con todo lo que conlleva,  con días buenos y otros no tan buenos, sin temor de que nuestro hijo se convierta en nuestro enemigo.  

Deseo que con esta información puedan comprender mejor a sus pequeños y puedan  respirar en algunos momentos críticos, recordando que ¡el enemigo no está en casa!

LIBROS RECOMENDADOS

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *